miércoles, 31 de diciembre de 3000

Blog por retomar... Pronto, un poco sobre cine, agroecología y Guárico

jueves, 3 de abril de 2008

Los pasos perdidos

Es urgente hacer una adaptación cinematográfica de "Los Pasos Perdidos" de Alejo Carpentier.

Desconozco si está planteada la realización de esta obra fílmica que además de poder convertirse en una de las más importantes de nuestro tiempo, se torna indispensable por su profundidad ecológica y cultural.

Se lanza esta propuesta desde estos espacios, pero tomándole la palabra a Alejo Carpentier, que alguna vez dijo: "...El cine es un gran arte, un arte magnífico, del que podemos esperarlo todo cuando empiece a salir del estadio de industrialización en que se encuentra actualmente". Por esto, este planteamiento se hace con la premisa de que el proyecto sea concebido bajo un esquema nuevo, diferente, que haga justicia a la memoria de Alejo y a la austeridad de la cultura material amazónica.

Me propongo como guionista, director y productor de este proyecto, que desde un principio debe ser 100% colectivo, cooperativo, sin pretensiones industriales ni comerciales, llevado adelante por el más sólido amor a la naturaleza amazónica y a las culturas amerindias.

Me propongo y mi currículum está a la orden, pero si hay alguien más capacitado que yo para realizarlo – y de seguro lo hay, pues apenas estoy comenzando en el mundo cinematográfico, aunque bien podría ser esta mi ópera prima-, bienvenido o bienvenida, o bienvenidos. Se necesitan todos los productores, directores, guionistas, directores de fotografía, directores de sonido, directores de arte, camarógrafos, editores, músicos, actores, actrices y un gran etcétera, para hacer realidad este proyecto como debe ser, con la más alta calidad y de la forma más honrada posible, sobre todo en relación a la creación artística.

Incluso si ya existe otro proyecto encaminado, mejor todavía. Estaremos entonces a la expectativa de su logro. Pero la urgencia impone que el proyecto se haga realidad lo más pronto posible y de todas formas seguiremos adelante con esta iniciativa, porque Los Pasos Perdidos se presta para muchas adaptaciones urgentes…

Un llamado abierto a sumarse a este proyecto, que tarde o temprano deberá hacerse realidad. No usaremos solo este medio para dar a conocer el proyecto y sacarlo adelante, pero será muy importante por el carácter grannacional de la iniciativa, servirnos de Internet desde un principio.

sábado, 29 de diciembre de 2007

Alejarse de los grandes inventos


"Pero hasta los mas convencidos de su locura, abandonaron trabajo y familia para seguirlo, cuando se echo al hombro sus herramientas de desmontar y pidió el concurso de todos para abrir una trocha que pusiera a Macondo en contacto con los grandes inventos"
Cien Años de Soledad | Gabriel García Márquez.

Mi propuesta es todo lo contrario, abrir una trocha para depender menos de los "grandes inventos", incluso tratar de ponernos a salvo de muchos de ellos todo lo que se pueda, como de la bomba atómica, por ejemplo, pues dicen que en la selva amazónica los estragos causados por una explosión nuclear serían menores, gracias a diversas particularidades naturales que la harían resistente a la radioactividad y otros problemas...

Claro que hay inventos que al contrario de la bomba, son grandes por su utilidad. Un ejemplo es Internet, que permite entre otras cosas trabajar y relacionarse desde cualquier parte del mundo.

En fin, estamos en eso, reuniendo colegas. Vamos a fundar una nueva comunidad. Interesados: moriche3000@hotmail.com

Y para comenzar el año 2008, pronto lanzaremos una encuesta para todos los venezolanos. La pregunta podría dar para un referendum y podría ser algo así: ¿Está de acuerdo en que se planifique y desarrolle una nueva ciudad capital para Venezuela, ubicada en pleno centro geográfico del país, desde donde se administre a toda la nación con una renovada perspectiva geopolítica, principalmente dedicada al interior del país y que beneficie a todos los venezolanos por igual?

sábado, 1 de diciembre de 2007

Una mina llamada Venezuela



Por un momento pensemos en cualquier imagen que tengamos de la explotación minera de la Guayana o la Amazonia venezolana o brasilera, con miles de mineros metidos en barrancos de barro y viviendo en rancherías infrahumanas. Ahora veamos los cerros de Caracas, llenos de barriadas y el resto de la ciudad colapsada por su mala planificación. El gran valle a los pies del Ávila o Guaraira Repano, ya no tiene más espacio y entonces hay que construir donde se pueda…

Es la mina que está en ese valle, lo que atrae a todos esos mineros en busca de la fortuna. Todos los caraqueños están en ese infierno porque es la manera más fácil de acceder a la riqueza que maneja el gobierno central, la capital.

A Caracas llega todo el dinero de las exportaciones petroleras y las recaudaciones de impuestos. De Caracas sale todo el dinero para las importaciones de Whisky y todos los demás productos que compra Venezuela a otros países. Todo ese movimiento de dinero en Caracas, es lo que la hace una auténtica mina.

Porque además, la mayor parte del dinero que se mueve en esa ciudad proviene de un recurso minero. Estamos claros que Venezuela es un país minero… Y los que más se saben mover en esta mina, están en Caracas, moviéndose… A pesar de todo…

Hay que sobrevivir en Caracas cual mineros en la selva, quienes se juegan la vida en un lugar sin ley, igual que Caracas. Las selvas verdes para el oro. Las selvas de concreto para los petrodólares. Luego, los que dieron con las mejores pepitas, se van de la selva. Se van para Miami o Madrid. Se van….

Pero yo no me quiero ir. No soy un minero. No me gusta el dinero fácil. Y en este país hay tanto por hacer y tanta gente que no es minera…

miércoles, 3 de octubre de 2007

Notas de "Amazonas sin mitos" I

"En sus orígenes, muchas de las tribus que habitaban las selvas amazónicas, conscientes de sus propios estragos, mudaban de residencia cada cinco años para reducir al mínimo el desgaste de su medio ambiente. Sin embargo, esta sabiduría atavica se ha ido olvidando y extinguiendo, por la acción depredatoria de intereses extraños a la región, que, destruyen año con año cinco millones de hectáreas. Es así como muchas de las dinámicas nativas de preservación y supervivencia han sido derrotadas. En la actualidad, de los seis a nueve millones de indigenas que habitaron la Amazonia secular, no quedan más que algunos grupos exiguos y dispersos. Sólo en lo que va de este siglo, 90 tribus enteras han dejado de existir."

(...)

"El reto, en consecuencia, es conseguir un cambio en la mentalidad del mundo ante la magnitud del problema. Una visión internacional capaz de cumplir los objetivos básicos de un verdadero desarrollo, de la cuenca amazónica, sin afectar el equilibrio ecológico ni el bienestar y la soberanía de sus pueblos."